Lesiones Cubiertas

El tipo más común de lesión en la reclamaciones de indemnización de los trabajadores es la lesion de los “tejidos blandos.” Lo que esto significa es que la lesion sufrida ha afetado a los músculos, ligamentos, tendones o nervios. Lesiones de tejidos blando comúnes incluyen:

  • Esguinces o tensiones en el cuello
  • Rotura del manguito rotador y lesiones en el hombre
  • Lesiones en la rodilla incluyendo cartilago o ligamentos rotos
  • Dolor cervical, ocular o Bursitis (daño en el tendón)
  • Síndrome del Túnel Carpiano (daño ligamentario) y lesiones de muñeca y codo
  • Ciática y otras lesiones del nervio dañadas
  • Dolor lumbar o hernia de disco lumbar
  • Conmociones cerebrales o síndrome de concusión posterior
  • Lesiones por movimiento repetitive

Otras lesiones communes de compensación de trabajadores

  • Huesos y articulaciones fracturados o rotos incluyendo fractura de brazo, pierna rota, y fractura de cadera.
  • Pérdida de visión o audición
  • Úlceras y enfermedades relacionadas con el estrés tales como presión alta y enfermedad cardiovascular.
  • Lesiones psicológicas incluyendo trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión y ansiedad.

Normalmente una lesión cubierta por la compensación de los trabajadores debe ser una lesión física. A menudo, los tratamientos para el trauma psicológico o lesiones serán cubiertos si la condición se diagnostic como resultado de la lesión física inicial. Sin embargo, esta política varía de un estado a otro. Una lesión que es sólo física y no es de naturaleza física no está cubierta en muchos estados. Los estados considerarán una demanda de lesión psicológica basada en las siguientes regulaciones federales para una demanda psicològica:

  • Establecer que un evento, situación o alegación ocurrió para precipitar a condición psicológica.
  • Que este evento occurió durante el desempeño de funciones oficiales o una actividad apropiadamente relacionada con el empleo.
  • Ha habido un diagnóstico médico de la condición psicológica.
  • Que el diagnóstico médico establece una conexión entre el evento, situación o alegación a la condición psicológica.

Por último, la demanda debe presentarse dentro de las mismas regulaciones que rigen las demandas por lesiones físicas.